Enter your keyword

Comments (5)

  1. María Luz Rivera Ospina
    Abr 27, 2016

    Buenas tardes
    Soy orientadora del colegio Rodolfo LLinas. Hay posibilidad de una charla o taller con un curso sobre el tema del acoso escolar?

    Les agradezco la información. Mi correo es yageluz999@hotmail.com

    • Eva Espitia
      Abr 30, 2016

      Hola María, ya te enviamos una respuesta a tu correo

  2. Pablo Espinosa
    May 17, 2016

    Hola
    Fui víctima de matoneo en el colegio, hace ya 25 años. Me ha marcado la vida. Pero sé también que la situación del matoneo es compleja: Recuerdo con rabia que me hubiesen robado la comida, delante de mí y en forma retadora porque por ser más pequeño, no podía defenderme. Acusar al victimario con el colegio era exponerme a más burlas: soy el acusetas, el que no puede solo. Hoy me arrepiento de no haber golpeado a ese niño, sabiendo que hubiera vivido más tranquilo conmigo mismo a pesar de las consecuencias. Fui cómplice de quedar a merced de las circunstancias, algo que me ha caracterizado toda la vida.

    Pero también recuerdo aprovechar sedientamente la oportunidad de matonear a otro. Como una forma de retaliación, algo increíble a primera vista, por cuanto yo sabía lo que se sentía ser matoneado. ¿Cómo podía someter a otro a eso mismo? El matón tiene algo de matoneado dentro de sí, y vice versa. La cevicia del dolor ajeno está presente en ambos (igual que la del poder).

    También sé que la violencia más dura del matoneo no es la injusticia material. La comida que me robaban no era el problema. Nadie pasaba hambre en mi colegio. Si el colegio hubiera retornado la comida a su dueño original, el daño político permanecería intacto: El matoneo consiste en despojar al otro de su dignidad. Hacerlo valer nada y obligarlo a dar consentimiento de que no vale nada. El robo de la comida es gritar entre amigos que este niño víctima no cuenta. Mi silencio y pasividad era mi consentimiento de que no cuento, no valgo. Por eso mi arrepentimiento. El dolor que se causa a raíz de esa dinámica es inexpresable. Por eso es un crimen atroz que un niño deba vivir una experiencia así. Los matones son menores de edad, pero no son inocentes. Saben muy bien lo que están logrando, y se jactan de lograrlo.

    Creo que el problema del matoneo debe tratarse entre sujetos, en un ambiente de reconocimiento entre matones y matoneados (y colegio y padres), no en un espacio formativo (léase moralista) que trata a los niños como objetos pasivos y receptores de valores y conocimiento.

    Hoy dirijo la Revista Innovación Social. He escrito una vez sobre este tema en el número de lanzamiento. Me interesa hacer más aportes en este tema que ha evolucionado gracias a los instrumentos digitales y tecnológicos a disposición de los niños. Cuenten conmigo si lo hallan útil.

    Saludos, Pablo.

  3. Karen Trujillo
    Sep 21, 2016

    Buenos días, soy madre de 3 hijos de 17, 11 y 9 años respectivamente, de un tiempo para acá empece a notar que mi hija mayor tenia constantes inconvenientes en el colegio, al punto que el año pasado intento suicidarse bajo el consumo de pastillas, yo lo tome como una alteración de la adolescencia pero al acercarme mas a ella y al entorno escolar pude identificar que los compañeros con los que ha compartido los últimos tres años académicos la excluyen de una manera que cada vez es mas evidente al punto de estar aislada de su salón de clases la situación es tan complicada que llora constantemente y se siente sola en el mundo no siente respaldo de nosotros como padres y sus reacciones son de rabia y desesperación con todo lo que la rodea, la directora del colegio ya esta enterada y nos comenta que hay que tener paciencia que es un grupo pesado pero que ella debe cambiar su actitud.
    Esto nos pone en una terrible situación puesto que no es saludable el entorno en el que tiene que compartir le tienen sobrenombres, realiza trabajos en grupo sola porque no la integran a las actividades y la rechazan en todos los aspectos, como camina, como se viste, como se expresa etc. La salud mental de la niña se ve afectada y se refleja en sus calificaciones y estados de animo mi esposo y yo nos sentimos desorientados en el manejo que debemos darle a este tema, Estamos en busca de ayuda y orientación, agradecemos la ayuda que nos puedan brindar. Atentamente Karen

    • Karen Sarmiento
      Oct 21, 2016

      Hola Karen, hemos leído atentamente tu historia y como tu hay mas padres de familia en situaciones similares, si gustas puedes escribirnos a operaciones@amis.com.co para brindarte una asesoría mas personalizada. Gracias por hacer parte de nuestra comunidad.

Post a Comment

Your email address will not be published.